Menu
Topics

Cardiomiopatía

El término «cardiomiopatía» (o «miocardiopatía») significa «enfermedad del músculo cardíaco». La cardiomiopatía daña la tonicidad muscular del corazón y reduce su capacidad para bombear sangre al resto del organismo.

El término «cardiomiopatía» (o «miocardiopatía») significa «enfermedad del músculo cardíaco». La cardiomiopatía daña la tonicidad muscular del corazón y reduce su capacidad para bombear sangre al resto del organismo.

Tanto como 1 de cada 5 adultos sufren de cardiomiopatía, pero la mayoría ni siquiera lo sabe. La cardiomiopatía es una de las principales causas de insuficiencia cardíaca y el motivo más común para necesitar un trasplante cardíaco.

La cardiomiopatía es muy peligrosa porque a menudo pasa desapercibida y el enfermo no recibe el tratamiento que necesita. Además, es diferente de otros problemas cardíacos porque frecuentemente afecta a gente más joven. Existen cuatro tipos principales de cardiomiopatía.

Cardiomiopatía dilatada

La cardiomiopatía dilatada, también denominada «cardiomiopatía congestiva», es el tipo más común de cardiomiopatía. Afecta a las cavidades del corazón debilitando sus paredes. En la mayoría de los casos, no es posible determinar la causa de una cardiomiopatía dilatada. Entonces se la denomina «idiopática».

Cardiomiopatía hipertrófica

La cardiomiopatía hipertrófica, el segundo entre los tipos más comunes de cardiomiopatía, produce un engrosamiento de las paredes del corazón. Es, principalmente, una enfermedad hereditaria, pero a veces no es clara la causa. Puede afectar a personas de todas las edades.

Cardiomiopatía restrictiva

En los Estados Unidos, la cardiomiopatía restrictiva es poco común. Como su nombre lo indica, esta enfermedad restringe la capacidad del corazón para estirarse adecuadamente, lo cual limita la cantidad de sangre que puede entra en las cavidades del corazón.

Cardiomiopatía isquémica

Se produce una isquemia cardíaca cuando una arteria que va al corazón se estrecha u obstruye momentáneamente y no llega al corazón sangre rica en oxígeno. En la mayoría de los casos de isquemia, esta interrupción momentánea del flujo de sangre al corazón causa dolor en el pecho (lo que se denomina «angina de pecho»). En algunos casos no se produce dolor. Esto se denomina «isquemia silenciosa».

La cardiomiopatía isquémica es la pérdida o debilitamiento del tejido muscular cardíaco ocasionado por una isquemia o isquemia silenciosa. La isquemia típicamente se debe a una enfermedad arterial coronaria o un ataque cardíaco. El tratamiento de la cardiomiopatía isquémica es similar al de otros tipos de cardiomiopatía, dándose atención especial al tratamiento de la enfermedad arterial coronaria. En los casos en que el corazón ha sido dañado gravemente por una cardiomiopatía isquémica, podría recomendarse un trasplante cardíaco.

Displasia arritmogénica del ventrículo derecho

La displasia arritmogénica del ventrículo derecho (DAVD), que se conoce también como cardiomiopatía ventricular derecha o cardiomiopatía arritmogénica del ventrículo derecho, es una forma poco común de cardiomiopatía. Se presenta cuando el tejido muscular cardíaco del ventrículo derecho muere y es reemplazado por tejido cicatricial.

Más información en este sitio web: Displasia arritmogénica del ventrículo derecho

¿Puede prevenirse la cardiomiopatía?

Aunque la cardiomiopatía es una de las enfermedades cardíacas menos frecuentes, es importante entender el papel que desempeña la herencia en la enfermedad y estar familiarizado con los síntomas.

Averigüe los antecedentes médicos de su familia para determinar si corre riesgo de padecer esta enfermedad. Incluso si nadie en su familia sufre de cardiomiopatía, es importante que conozca los síntomas de advertencia:

  • falta de aliento de origen desconocido
  • hinchazón
  • desmayo
  • dolor en el pecho

Consulte al médico si tiene alguno de estos síntomas. Además, ya que el consumo excesivo de alcohol, el consumo de alimentos que no contienen las vitaminas adecuadas y la exposición a las toxinas pueden causar cardiomiopatía, es posible reducir el riesgo llevando un estilo de vida sano para el corazón.