La displasia fibromuscular en las mujeres no tiene nada que ver con la placa

Por lo general, la enfermedad arterial coronaria se debe a depósitos de grasa llamados «placa» que se forman en las paredes de las arterias. La presión arterial alta, el colesterol alto, el tabaquismo y la diabetes estimulan la formación de estos depósitos. A las personas que sufren enfermedad arterial coronaria se les recetan a menudo medicamentos para bajar el colesterol. Sin embargo, a veces las arterias se estrechan por otras razones. Una enfermedad llamada displasia fibromuscular está afectando a las mujeres de manera desproporcionada: el 90 % de los casos de displasia fibromuscular se presentan en mujeres.

¿Por qué importa esto? Porque los tratamientos que recetamos para la enfermedad arterial coronaria y para la displasia fibromuscular podrían ser diferentes. Una estrategia de tratamiento para la displasia fibromuscular puede consistir en diferentes fármacos, por ejemplo, medicamentos para la presión arterial y para los coágulos de sangre, o en intervenciones vasculares, como una angioplastia o una operación.

¿Qué es la displasia fibromuscular?

La displasia fibromuscular es un trastorno que no es inflamatorio ni aterosclerótico, es decir, no se debe a inflamación ni a depósitos de placa (Circulation, 2012).

La displasia fibromuscular causa el estrechamiento o bloqueo de ciertas arterias y puede causar también la dilatación de una arteria por el debilitamiento de la pared arterial («aneurisma») o por desgarro de la arteria («disección»).

Cuando la displasia fibromuscular hace que las arterias se estrechen, el flujo sanguíneo a través de ellas disminuye, y la disminución del flujo sanguíneo en los órganos puede afectar el funcionamiento de estos. Las arterias afectadas con más frecuencia por la displasia fibromuscular son las arterias renales, que llevan sangre del corazón a los riñones —y que están afectadas en entre un 75 % y un 80 % de los casos—, y las arterias carótidas y vertebrales, que llevan la sangre al cerebro.

Cerca de dos terceras partes de los pacientes que sufren displasia fibromuscular tienen varias arterias afectadas.

¿Cuáles son las causas de la displasia fibromuscular?

Las causas de la displasia fibromuscular no se conocen aún. Desde que esta enfermedad se describió por primera vez en 1938, los esfuerzos por entender la epidemiología, la patogenia y los desenlaces clínicos han avanzado con lentitud. Ahora son un tema de investigación en el Texas Heart Institute (THI) y en la University of Texas Health Science Center at Houston (Facultad de Ciencias de la Salud de la University of Texas, en Houston). Estamos comenzando a reconocer características frecuentes, como el desarrollo anómalo de las células de la pared arterial. Algunos factores podrían predisponer a una persona a la displasia fibromuscular, entre ellos, la predisposición genética, la influencia hormonal, ciertos factores mecánicos (el estiramiento de las células musculares lisas y los traumatismos de la pared del vaso sanguíneo) y la isquemia de la pared del vaso sanguíneo.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de la displasia fibromuscular varían. Algunos pacientes no presentan ninguno, mientras que otros pueden presentar cualquiera de los siguientes:

Arteria afectada

Síntomas

Arteria renal
  • Presión arterial alta
  • Lesión de los tejidos renales (se revela en los resultados de análisis de sangre y consiste en elevación de la creatinina o disminución de la tasa de filtración glomerular)
  • Insuficiencia renal crónica (esto es poco frecuente)
Arterias cerebrales (arteria carótida y arterias vertebrales)
  • Mareo
  • Dolor de cabeza, dolor de cuello
  • Vista borrosa o ceguera temporal
  • Zumbido de oídos (acúfenos o tinnitus)
  • Debilidad o entumecimiento facial
  • Signos de accidente cerebrovascular o de accidente isquémico transitorio
Arterias cardíacas (arterias coronarias)
  • Dolor en el pecho
  • Ataque cardíaco (esto es poco frecuente)
Arterias abdominales (mesentérica, celíaca y hepática)
  • Dolor abdominal después de comer
  • Adelgazamiento involuntario
Arterias de las extremidades (arterias periféricas)
  • Molestias al mover los brazos, las piernas, las manos o los pies
  • Extremidades frías
  • Debilidad
  • Alteraciones del color o el aspecto de la piel
  • Entumecimiento

¿Cómo se diagnostica la displasia fibromuscular?

Las pruebas que se emplean con más frecuencia para diagnosticar la displasia fibromuscular de forma no invasiva son la tomografía computarizada con medio de contraste y la ecografía Doppler. Con ellas se determina si la arteria está estrechada y se observa el patrón característico en «rosario de cuentas».

¿Cuáles son los factores de riesgo de la displasia fibromuscular?

Algunos factores que pueden elevar el riesgo de que una persona sufra displasia fibromuscular son los siguientes:

  • Sexo: Las mujeres corren más riesgo de sufrir displasia fibromuscular. El 90 % de los pacientes que tienen esta enfermedad son mujeres.
  • Edad: Antes se creía que la displasia fibromuscular era una enfermedad de las mujeres jóvenes, pero esta opinión ha cambiado recientemente. Según los datos del registro de pacientes con displasia fibromuscular en los Estados Unidos (FMD Registry), la edad promedio en el momento del diagnóstico es de 52 años y el intervalo de edad en que la enfermedad es más frecuente va desde los 5 años hasta los 86 años.
  • Tabaquismo: El tabaquismo eleva el riesgo de que una persona sufra displasia fibromuscular. En las personas en quienes ya se ha diagnosticado la enfermedad, el tabaquismo aumenta el riesgo de que esta sea más grave.

¿Cuáles son las complicaciones?

  • Presión arterial alta: Esta es la complicación más frecuente. El estrechamiento de las arterias aumenta la presión contra las paredes arteriales, lo cual puede causar más daños arteriales, enfermedades del corazón o insuficiencia cardíaca.
  • Disección arterial: Una posible complicación de la displasia fibromuscular es el desgarro de la pared de las arterias coronarias, que puede causar sangrado. Esto se conoce como disección arterial o disección espontánea de arterias coronarias. Sus signos y síntomas son dificultad para respirar, náuseas, sudor y dolor en el pecho. Además, la disección espontánea de arterias coronarias puede causar un ataque cardíaco.
  • Aneurismas: La displasia fibromuscular puede debilitar las paredes de las arterias, creando una dilatación llamada aneurisma. Si el aneurisma se rompe, la situación es una emergencia potencialmente mortal.
  • Accidente cerebrovascular: Si hay disección de una de las arterias que va al cerebro o si un aneurisma de una arteria cerebral se rompe, usted puede sufrir un accidente cerebrovascular. La presión arterial alta también puede aumentar el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento depende de su estado de salud, de la ubicación de la arteria estrechada y de otras enfermedades subyacentes que determinen la gravedad del caso.

Las intervenciones quirúrgicas con que se puede reparar la arteria afectada y mejorar el flujo sanguíneo son:

Angioplastia transluminal percutánea. Por lo general, esta intervención se prefiere a la operación. La mayoría de las veces se realiza al mismo tiempo en que se lleva a cabo una angiografía con catéter. Durante la angiografía, el medio de contraste permite ver la zona estrechada de la arteria. Un alambre guía se introduce en la arteria y luego, un catéter que lleva un globo se pasa hasta la zona estrechada. Allí, el globo se infla para abrir la parte de la arteria que se había estrechado. A diferencia de la angioplastia (que se lleva a cabo en personas con enfermedad coronaria), esta intervención no siempre consiste en introducir un stent para mantener abierta la arteria.

Revascularización quirúrgica. Si no se puede realizar una angioplastia transluminal percutánea y si el estrechamiento de la arteria es grave, se realizará una operación más invasiva para reparar la parte estrechada de la arteria. El tipo de operación que usted necesite dependerá de la ubicación de la arteria estrechada y del grado de daño que esta tenga.

¡Hasta la próxima!

Dr. Stephanie Coulter signature
Dra. Stephanie Coulter

 

¿Quiere conocer a la doctora Stephanie? Ella asistirá a algunos de nuestros próximos eventos.


La doctora Coulter agradece la ayuda en la redacción de «Directo al grano» de la doctora Karla Campos y de Keri Kimler Sprung, del Centro para la Salud Cardiovascular de la Mujer (Center for Women’s Heart & Vascular Health) del THI.


¿Hay algún tema sobre el cual le gustaría preguntarle a la doctora Stephanie? Envíenos un mensaje de correo electrónico a women@texasheart.org y es posible que su pregunta sea el próximo tema de «Directo al grano».

Estamos salvando corazones y árboles. El boletín Women’s Heart Health E-News se envía por correo electrónico (en inglés solamente) y la columna «Directo al grano con la doctora Stephanie» se publica en Internet en español, al igual que su versión original en inglés (Straight Talk from ‘Dr. Stephanie’). Suscríbase con el formulario que se encuentra en esta página.