Menu
Topics

Tomografía de coherencia óptica

La tomografía de coherencia óptica (OCT, por sus siglas en inglés) es una técnica diagnóstica que se usa durante una intervención llamada cateterización cardíaca.

En ella se usa luz cercana al espectro infrarrojo para generar imágenes del interior de los vasos sanguíneos. A diferencia de la ecografía, en la que se usan ondas sonoras para producir una imagen de los vasos sanguíneos, en la OCT se usa luz. Con la OCT los médicos pueden obtener imágenes de los vasos sanguíneos tal como si estuvieran examinándolos al microscopio.

¿Cómo funciona?

La OCT usa luz cercana al espectro infrarrojo para generar imágenes del interior de las arterias coronarias. La técnica produce imágenes que tienen una resolución muy alta porque usa luz en vez de ondas sonoras. Un haz de luz se dirige hacia la arteria; una parte de la luz se refleja desde el interior del tejido de la arteria y otra parte se dispersa. La luz que se dispersa causa un efecto de «resplandor». Con la OCT, el resplandor se puede filtrar y eliminar. Incluso la cantidad más pequeña de luz reflejada que no se haya dispersado se puede detectar y usar para generar la imagen de la arteria coronaria. De hecho, con ayuda de la OCT los cardiólogos pueden ver el interior de una arteria con un grado de detalle diez veces mayor que si estuvieran realizando una ecografía intravascular.

La OCT se emplea en intervenciones de cateterización cardíaca, como la angioplastia, en la que los cardiólogos usan un diminuto balón ubicado en el extremo de un catéter para corregir la obstrucción de una arteria coronaria. La mayoría de los pacientes que se someten a una angioplastia con balón reciben además un stent, que es un dispositivo parecido a una malla que se coloca dentro de la arteria para mantenerla abierta. Las imágenes de la OCT les permiten a los cardiólogos ver si el stent mantiene abierta la arteria y si está ubicado correctamente contra la pared arterial. El OCT también les permite ver claramente la placa que se encuentre en el interior de una arteria, averiguar cuánta grasa o cuántos coágulos hay dentro de una arteria y tomar mediciones precisas tanto antes como después de la implantación del stent.