Search our website Find job opportunies at THI and St. Luke's Find a doctor location and contact information
About UsPatient CareHeart information Center EducationResearchSupport The Texas Heart Institute
Centro de Informaci�n Cardiovascular
 
Revascularización transmiocárdica con láser (RTML)
  Back to previous page
  In English

Revascularización transmiocárdica con láser (RTML)
| Share


Como los demás órganos y tejidos del organismo, el músculo cardíaco necesita sangre rica en oxígeno para sobrevivir. El corazón recibe esta sangre de las arterias coronarias. Pero en los pacientes con una enfermedad arterial coronaria (EAC), las arterias coronarias están obstruidas y dañadas, y no pueden suministrar suficiente sangre al corazón. El aporte deficiente de sangre rica en oxígeno al corazón se denomina isquemia.

Este aporte deficiente de oxígeno al músculo cardíaco aumenta el riesgo de sufrir un ataque al corazón y puede causar una afección dolorosa denominada angina de pecho. Los pacientes que sufren de angina de pecho a menudo dicen sentir una sensación de asfixia, o presión o ardor en el pecho. El dolor generalmente se manifiesta cuando el corazón tiene una mayor necesidad de sangre, por ejemplo, durante el ejercicio físico, después de comer o en momentos de estrés.

La mayoría de las veces, el mejor tratamiento para la angina de pecho es el bypass coronario. Pero para algunos pacientes que tienen una enfermedad cardiovascular muy grave u otros problemas de salud, la intervención de bypass podría ser demasiado peligrosa. Además, algunos pacientes podrían haberse realizado ya muchos bypass coronarios y no poder realizarse intervenciones adicionales de bypass.

Para los pacientes que no pueden someterse a una intervención de bypass, existe un procedimiento denominado «revascularización transmiocárdica con láser» o RTML. La RTML no cura la EAC pero puede reducir el dolor de la angina de pecho.

La revascularizaciýn transmiocýrdica con lýser

¿Qué es la revascularización transmiocárdica con láser (RTML)?

La RTML es un tipo de intervención quirúrgica que consiste en el uso de un láser para crear pequeños canales en el músculo cardíaco que llegan hasta la cavidad inferior izquierda del corazón (el ventrículo izquierdo). El ventrículo izquierdo es la principal cavidad de bombeo del corazón.

Tras la RTML, cuando la sangre rica en oxígeno llega al ventrículo izquierdo, parte de esa sangre puede pasar por los pequeños canales y llevar el oxígeno tan necesario al músculo cardíaco privado de alimento.

Nadie sabe precisamente por qué la RTML ayuda a reducir el dolor de la angina de pecho. Algunos médicos piensan que la RTML estimula el crecimiento de pequeños vasos sanguíneos nuevos en la pared del músculo cardíaco. Este proceso se denomina angiogénesis. Estos vasos sanguíneos nuevos traen más sangre al músculo cardíaco, mejorando su estado. Otros piensan que el láser empleado en el procedimiento destruye algunos de los nervios del músculo cardíaco que causan dolor. Y otros creen que se trata de un efecto placebo. Es decir que los pacientes se sienten mejor porque recibieron tratamiento, no porque el tratamiento haya sido eficaz.

La idea de la RTML se originó al estudiar los corazones de los caimanes y las serpientes. En estos animales, la sangre que alimenta el músculo cardíaco va directamente del ventrículo al músculo, sin pasar por las arterias coronarias. Los médicos pensaron que esto podría lograrse en los corazones humanos.

La RTML es una intervención quirúrgica pero puede realizarse mientras el corazón está latiendo y lleno de sangre. Por consiguiente, no es necesario emplear una máquina de circulación extracorpórea. Además, los cirujanos no abren las cavidades del corazón, por eso la RTML no es una intervención de corazón abierto.

Lo que puede esperar

Salvo que sea un caso de urgencia, al programarse la intervención, se tratará de elegir una fecha que sea conveniente tanto para usted como para el cirujano. Al acercarse la fecha de la intervención, asegúrese de informar al cirujano y al cardiólogo de cualquier cambio en su estado de salud. Si está resfriado o engripado, podría sufrir infecciones como consecuencia de estas enfermedades que podrían afectar a su restablecimiento. Asegúrese de no tener fiebre, escalofríos, tos ni secreción nasal. Informe al médico si tiene alguno de estos síntomas.

Además, recuerde al cardiólogo y al cirujano todos los medicamentos que esté tomando, especialmente los medicamentos de venta libre, tales como la aspirina, o los medicamentos que puedan contener aspirina. Prepare una lista de sus medicamentos y tráigala al hospital.

Siempre es mejor obtener instrucciones detalladas sobre el procedimiento del cardiólogo y del cirujano, pero a continuación encontrará información básica sobre lo que puede esperar de una RTML.

Antes de la estancia en el hospital

La mayoría de los pacientes son ingresados en el hospital el día anterior a la intervención o, en algunos casos, la mañana de la intervención.

Se le pedirá que se bañe la noche anterior a la intervención, a fin de reducir la cantidad de microbios en la piel. Tras su ingreso en el hospital, se lavará, se desinfectará con un antiséptico y, de ser necesario, se afeitará la zona operatoria.

Un medicamento (denominado «anestésico») lo hará dormir durante la operación. Esto se denomina «anestesia». Como el riesgo de sufrir complicaciones de la anestesia es menor si el paciente está en ayunas, se le pedirá que no coma ni beba nada después de la medianoche del día anterior a la intervención. Si come o bebe algo después de la medianoche, es importante que notifique al anestesiólogo y al cirujano.

Si fuma, debe dejar de fumar durante por lo menos las dos semanas anteriores a la intervención. Fumar antes de la intervención puede dar lugar a problemas relacionados con la coagulación de la sangre y la respiración.

El día de la intervención

Antes de la intervención, posiblemente deba realizarse un electrocardiograma (ECG), algunos análisis de sangre y orina, y una radiografía de tórax, para que el cirujano cuente con la información más reciente sobre su estado de salud. Se le administrará algo para relajarlo (un leve sedante) antes de llevarlo al quirófano.

Se le colocarán en el pecho pequeños discos de metal denominados «electrodos». Estos electrodos se conectan a un electrocardiógrafo que registrará el ritmo y la actividad eléctrica del corazón. Se le administrará un anestésico local para insensibilizar la zona donde se introducirá un tubo plástico (denominado «vía») en una arteria de la muñeca. Una vía intravenosa (IV) se introducirá en una vena. La vía IV se empleará para administrarle el anestésico antes de la operación y durante la operación.

Una vez que esté usted totalmente dormido, se le introducirá en la tráquea un tubo que se conectará a un aparato denominado «respirador», cuya función es mantener la respiración. Otro tubo se introducirá por la nariz y el esófago hasta llegar al estómago. Este tubo impedirá que se acumulen líquidos y aire en el estómago para que, al despertarse, no sufra de náuseas ni distensión abdominal. Se le introducirá en la vejiga un tubo delgado denominado «sonda», para conducir al exterior la orina producida durante la operación.

El cirujano cardiovascular dirige el equipo quirúrgico, que incluye otros cirujanos ayudantes, un anestesiólogo y enfermeras quirúrgicas.

Primero, el cirujano realiza una incisión en el lado izquierdo del tórax para llegar al ventrículo izquierdo del corazón. A continuación, el cirujano emplea un láser especial de dióxido de carbono para crear entre 20 y 40 pequeños canales en el músculo cardíaco. Estos canales son de alrededor de 1 mm de ancho, o aproximadamente del tamaño de la cabeza de un alfiler. El cirujano crea estos canales cuando el corazón está en sístole (fase de bombeo), porque es cuando las paredes del corazón alcanzan su mayor grosor y tienen menos probabilidades de dañarse.

Los canales podrían sangrar durante unos segundos, pero el sangrado se detiene cuando el cirujano presiona levemente sobre los canales con un dedo. La parte superior de los canales se cierra con un coágulo sanguíneo, pero dentro del corazón los canales se mantienen abiertos.

El procedimiento de RTML toma alrededor de dos horas.

A veces, una parte del corazón puede tratarse con una intervención de bypass mientras que otra parte puede tratarse con la RTML. En estos casos, la RTML se realiza al mismo tiempo que la intervención de bypass.

Tiempo de recuperación

Anticipe una estancia en el hospital de unos 4 a 7 días tras una RTML.

El restablecimiento tras una RTML puede tomar mucho tiempo. Tendrá que descansar y limitar sus actividades. El médico podría indicarle que comience un programa de ejercicio físico o un programa de rehabilitación cardiovascular.

Si trabaja en una oficina, típicamente podrá reintegrarse al trabajo dentro de unas 4 a 6 semanas. Si en cambio ocupa un puesto físicamente exigente, posiblemente deba esperar más tiempo.

La vida después de una RTML

Típicamente, los síntomas de enfermedad arterial coronaria y angina de pecho mejoran tras una RTML, pero puede tomar unos 3 meses o más notar una mejoría.

Tras una RTML los pacientes descubren que pueden realizar todas las actividades que antes les causaban dolor. También podrían descubrir que no necesitan tomar tantos medicamentos para el corazón, tales como la nitroglicerina.

Como la RTML es una intervención nueva, nadie sabe exactamente cuáles serán sus efectos a largo plazo. Los estudios demuestran que, un año después de la intervención, entre un 80 y un 90 por ciento de los pacientes tratados con la RTML aún se sienten mejor de lo que se sentían antes de la intervención. También tienen un menor riesgo de sufrir un ataque cardíaco.

Revascularización transmiocárdica percutánea (RTMP)

La RTMP es un procedimiento realizado por el cardiólogo en el laboratorio de cateterización cardíaca. Se administra anestesia en la zona alrededor de una arteria de la pierna (la arteria femoral) para insensibilizarla. El cardiólogo introduce en la arteria un tubo largo y delgado denominado «catéter». El catéter se introduce por la arteria hasta llegar al corazón. El médico introduce el láser por el catéter y lo utiliza para crear los pequeños canales en el músculo cardíaco. Como la RTMP sólo requiere una pequeña incisión en el lugar donde se encuentra la arteria, es menor tanto el tiempo de la intervención como el tiempo de recuperación.

No todos los pacientes pueden someterse a este tipo de revascularización con láser. Ambos tipos de procedimientos, la RTML y la RTMP, se emplean como último recurso para el tratamiento de la angina de pecho.

Más información en este sitio Web:


Última modificación: diciembre 2013
Inicio  
Centro de Informaci�n Cardiovascular del Texas Heart Institute
Por medio de este programa de extensi�n comunitaria, el personal del Texas Heart Institute (THI) brinda informaci�n educativa referente a la prevenci�n, el diagn�stico y el tratamiento de enfermedades cardiovasculares. No es la intenci�n de THI brindar asesoramiento m�dico espec�fico sino suministrar informaci�n a los usuarios para que puedan entender mejor su estado de salud y las enfermedades que les hayan sido diagnosticadas. No se brindar� asesoramiento m�dico espec�fico y THI recomienda a los usuarios que consulten a un m�dico cualificado si necesitan un diagn�stico o tienen preguntas.
 
 
Nosotros subscribimos Los Principios del c�digo HONcode de la Fundaci�n Salud en la Red Nosotros subscribimos los Principios del c�digo HONcode.
Compru�belo aqu�.
Por favor comun�quese con nuestro Webmaster si tiene preguntas o comentarios. Test
Condiciones de uso y Pol�tica de privacidad
� Copyright 1996-2014 Texas Heart Institute. Todos los derechos reservados.