Search our website Find job opportunies at THI and St. Luke's Find a doctor location and contact information
About UsPatient CareHeart information Center EducationResearchSupport The Texas Heart Institute
Centro de Informaci�n Cardiovascular
 
Diabetes sacarina
  Back to previous page
  In English

Diabetes
| Share


Según la Asociación Americana de Diabetes (ADA), más de 25 millones de estadounidenses son diabéticos y 7 millones de ellos no saben que padecen la enfermedad. Muchos creen que la diabetes afecta sólo a gente mayor, pero en el año 2010 se diagnosticaron 1,9 millones de casos nuevos de diabetes en personas mayores de 20 años. La diabetes es uno de los principales factores de riesgo cardiovascular. Es más, dos tercios de los diabéticos mueren de algún tipo de enfermedad del corazón o de los vasos sanguíneos.

¿Qué es la diabetes?

La diabetes es una enfermedad en la que el organismo no puede producir ni responder adecuadamente a la hormona insulina. El organismo necesita insulina para convertir la glucosa («azúcar en sangre») en energía. La diabetes no permite que el organismo utilice adecuadamente la energía de los alimentos consumidos. Cuando no se produce esta transferencia de energía, las células se dañan. Como las células no pueden asimilar la glucosa, aumenta la cantidad de glucosa en la sangre. Cuando la sangre contiene demasiada glucosa, se dice que hay «hiperglucemia» (es decir, un nivel alto de azúcar en sangre) o diabetes.

Existen dos tipos principales de diabetes: tipo 1 y tipo 2.

  • Tipo 1 o diabetes infantil. Este tipo de diabetes se da en aproximadamente el 5 % a 10 % de los casos. Aunque puede presentarse a cualquier edad, la diabetes tipo 1 generalmente aparece en la infancia o adolescencia. La diabetes tipo 1 se da cuando están dañadas las células del páncreas que producen insulina. Los diabéticos tipo 1 casi no producen insulina para controlar los niveles de azúcar en sangre, lo que significa que deben tomar insulina para vivir.
     
  • Diabetes tipo 2. Éste es el tipo más común de diabetes. Generalmente se diagnostica en personas mayores de 30 años de edad, pero puede presentarse en niños y adultos jóvenes. Los diabéticos tipo 2 pueden producir insulina pero ésta no es suficiente o no es usada adecuadamente por el organismo. Los niveles de azúcar en sangre generalmente pueden controlarse con dieta y ejercicio. Cuando la diabetes tipo 2 es leve, puede pasar desapercibida durante muchos años. Sin embargo, si la enfermedad no se trata durante mucho tiempo, puede dar lugar a problemas médicos graves tales como enfermedades del corazón y de los vasos sanguíneos.

Un tipo de diabetes tipo 2 denominada «gravídica» o «gestacional» afecta a aproximadamente el 4 % de las mujeres embarazadas y produce niveles muy elevados de azúcar en sangre durante el embarazo. Este tipo de diabetes puede ser peligroso para el feto y debe controlarse durante todo el embarazo. Aunque generalmente los niveles de azúcar en sangre se normalizan tras dar a luz, algunos estudios indican que las mujeres que padecen diabetes gestacional tienen un mayor riesgo de padecer diabetes tipo 2.

¿Quién puede padecer diabetes?

Aunque cualquiera puede padecer diabetes, los estudios demuestran que existe una predisposición hereditaria (la enfermedad se transmite de generación en generación). Y como ciertas grasas del organismo inhiben la interacción insulina-glucosa, los obesos corren un mayor riesgo de diabetes. El daño pancreático causado por la hemocromatosis (acumulación de hierro en el organismo) también puede causar diabetes. El consumo excesivo de azúcar no puede causar diabetes.

Debido a factores genéticos, los descendientes de amerindios, esquimales, afroamericanos e hispanos tienen un mayor riesgo de padecer diabetes. Además, la enfermedad es más común en las mujeres —constituyen el 60 % de todos los diabéticos—. Aunque aún no se sabe por qué, la diabetes es una enfermedad más grave en las mujeres, quienes corren un mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y ceguera que los hombres.

Actualmente, 79 millones de estadounidenses tienen prediabetes. La prediabetes es un fenómeno en el que los niveles de azúcar en sangre son más elevados de lo normal pero no lo suficientemente elevados como para considerarse diabetes propiamente dicha. La Asociación Americana de Diabetes ahora recomienda que los obesos mayores de 45 años de edad se realicen un análisis de detección de prediabetes. Los obesos menores de 45 años de edad deben realizarse el análisis si presentan otros factores de riesgo de diabetes. La mayoría de los prediabéticos evolucionan a diabetes tipo 2 en un espacio de 10 años.

¿Cuáles son los riesgos?

La diabetes disminuye la capacidad del organismo para combatir infecciones y cicatrizar heridas, por lo cual las infecciones duran más tiempo y las heridas tardan en sanar. Los diabéticos tienen más probabilidades de tener problemas con los pies, enfermedades del corazón y los riñones y un tipo de enfermedad de las encías (enfermedad periodontal) que puede ocasionar pérdida dental. La diabetes también puede producir ceguera.

Una encuesta realizada en nombre de la Asociación Americana de Diabetes determinó que un 68 % de los diabéticos no sabían que corrían un alto riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y ataques cerebrales. Incluso cuando se controlan los niveles de azúcar en sangre, la diabetes aumenta el riesgo de sufrir una enfermedad del corazón y un ataque cerebral. Parte del motivo es que la diabetes afecta a los niveles de colesterol y triglicéridos. En general, los diabéticos también sufren de presión arterial alta y obesidad, lo cual aumenta el riesgo aún más.

¿Cuáles son los síntomas?

Con la diabetes tipo 1 se produce un aumento rápido de los niveles de azúcar en sangre. Los síntomas pueden incluir un aumento del hambre y la sed, pérdida de peso y la necesidad de orinar con frecuencia.

En las primeras etapas de la diabetes tipo 2, a menudo la enfermedad no presenta síntomas. Si la persona tiene síntomas, éstos pueden incluir sed, necesidad de orinar con frecuencia, pérdida de peso y vista nublada. Muchas personas ni siquiera advierten los síntomas o simplemente piensan que se deben a la edad. En la mayoría de los casos de diabetes tipo 2, la enfermedad se descubre durante una consulta médica de rutina.

¿Cómo se diagnostica la diabetes?

La diabetes se diagnostica mediante un análisis que mide los niveles de glucosa en sangre. El análisis se realiza estando en ayunas desde la noche anterior (sin haber comido o bebido nada más que agua durante 8 a 12 horas).

Una prueba de tolerancia oral a la glucosa puede ayudar a diagnosticar la diabetes tipo 2. Para esta prueba también es necesario estar en ayunas desde la noche anterior. El paciente tiene que beber un líquido con glucosa. Se realizan análisis de sangre y orina antes y después de beber esta solución para medir los niveles de glucosa. Asegúrese de informarle al médico de todos los medicamentos que esté tomando, porque algunos medicamentos pueden afectar a los resultados de los análisis.

Si los niveles de glucosa son superiores a los 140 mg por decilitro de sangre, el paciente se considera diabético. Esta cantidad de glucosa es aproximadamente equivalente a disolver 3 pequeños granos de azúcar en un vaso grande de agua.

¿Cómo se trata la diabetes?

Si se detecta diabetes, el médico podría indicar un cambio en la alimentación, un régimen para adelgazar y un programa de ejercicio físico. También pueden recetarse medicamentos para controlar el azúcar en sangre.

  • No hay forma de prevenir la diabetes tipo 1. Para los diabéticos tipo 1, el tratamiento incluye una dieta especial y ejercicio regular. Los pacientes deben revisar sus niveles de azúcar en sangre utilizando un glucómetro (medidor de glucosa en sangre). También deben tomar insulina.
     
  • Para los diabéticos tipo 2, el tratamiento puede incluir una dieta especial y un programa de ejercicio físico. Si no pueden controlarse los niveles de azúcar en sangre con dieta y ejercicio, también pueden recetarse medicamentos. En algunos casos, los diabéticos tipo 2 deben tomar insulina también.

Es muy importante que los diabéticos se realicen chequeos periódicos, controlen su peso y colesterol, sigan un programa de ejercicio físico, reduzcan la presión arterial si es elevada y no fumen. Si sabe que es diabético, debe estar bajo el cuidado de un médico. Si cree que pueda tener diabetes pero no está seguro, pídale al médico que le realice los análisis correspondientes.

Más información en este sitio Web:

Factores de riesgo cardiovascular

Información en otros sitios Web:

American Diabetes Association
www.diabetes.org/espanol/default.jsp
La diabetes

National Institute of Diabetes & Digestive & Kidney Diseases
http://diabetes.niddk.nih.gov/spanish/index_sp.aspx
La diabetes 
  


Última modificación: octubre 2013
Inicio  
Centro de Informaci�n Cardiovascular del Texas Heart Institute
Por medio de este programa de extensi�n comunitaria, el personal del Texas Heart Institute (THI) brinda informaci�n educativa referente a la prevenci�n, el diagn�stico y el tratamiento de enfermedades cardiovasculares. No es la intenci�n de THI brindar asesoramiento m�dico espec�fico sino suministrar informaci�n a los usuarios para que puedan entender mejor su estado de salud y las enfermedades que les hayan sido diagnosticadas. No se brindar� asesoramiento m�dico espec�fico y THI recomienda a los usuarios que consulten a un m�dico cualificado si necesitan un diagn�stico o tienen preguntas.
 
 
Nosotros subscribimos Los Principios del c�digo HONcode de la Fundaci�n Salud en la Red Nosotros subscribimos los Principios del c�digo HONcode.
Compru�belo aqu�.
Por favor comun�quese con nuestro Webmaster si tiene preguntas o comentarios. Test
Condiciones de uso y Pol�tica de privacidad
� Copyright 1996-2014 Texas Heart Institute. Todos los derechos reservados.