Menu
Topics

Coágulos sanguíneos venosos (incluso TVP)

Casi seis millones de estadounidenses tienen coágulos sanguíneos en las venas (también denominados «trombos venosos» o «trombosis venosas»). Cuando el coágulo se forma en una vena profunda de la pierna, se denomina «trombosis venosa profunda» (TVP). El problema puede ser peligroso si el coágulo sanguíneo se desprende y, arrastrado por la corriente sanguínea, llega a los pulmones, ya que allí puede obstruir totalmente el flujo sanguíneo.

¿Cuál es la causa de los coágulos sanguíneos venosos?

Los coágulos en las venas generalmente son causados por una disminución del flujo sanguíneo a las piernas y los pies; al fluir más lentamente la sangre, ésta puede coagularse con más facilidad. Los coágulos sanguíneos venosos también pueden formarse cuando una vena se daña debido a una lesión o una infección. La velocidad del flujo sanguíneo puede disminuir debido a la inactividad física (p. ej., por tener que guardar cama o llevar un estilo de vida inactivo). En algunas personas, la velocidad del flujo sanguíneo disminuye después de estar mucho tiempo sentadas. Otros factores que contribuyen a enlentecer el flujo sanguíneo en las piernas y los pies son el consumo de cigarrillos, las enfermedades del corazón, la diabetes, la presión arterial alta y ciertos tumores. El uso de ciertas hormonas, especialmente el estrógeno, y el embarazo también han demostrado aumentar el riesgo de que se formen coágulos sanguíneos en las piernas. Las enfermedades genéticas también pueden incrementar el riesgo.

¿Cuáles son los síntomas de un coágulo sanguíneo venoso?

Los coágulos sanguíneos que se forman en las venas cerca de la superficie de la piel pueden ocasionar hinchazón leve, dolor al tacto y enrojecimiento. Los síntomas de los coágulos venosos profundos son:

  • Hinchazón de los tobillos o las pantorrillas.
  • Dolor al tacto, hinchazón, enrojecimiento y calor alrededor de la zona afectada.
  • Dolor al elevar el pie.

¿Cómo se diagnostican los coágulos sanguíneos venosos?

Los médicos pueden generalmente determinar si el paciente tiene un coágulo sanguíneo venoso presionando sobre la pierna. De ser necesario, pueden observarse las venas por medio del ultrasonido, un estudio que consiste en emplear ondas sonoras para crear una imagen de la vena sobre una pantalla. Los coágulos que se encuentran en el muslo pueden identificarse colocando el manguito de un esfigmomanómetro alrededor de la pierna para medir el flujo sanguíneo (pletismografía). Si los coágulos sanguíneos profundos no se encuentran en la pierna sino en otras partes del cuerpo, podrían ser imposibles de detectar con estos métodos. El diagnóstico podría requerir técnicas especiales tales como estudios de coagulación sanguínea o radiografías de las venas, resonancia magnética y tomografía computarizada.

¿Cómo se tratan los coágulos sanguíneos venosos?

El tratamiento depende de la causa del coágulo. En la mayoría de los casos, se administra un diluyente de la sangre (o anticoagulante). El paciente debe guardar cama y mantener las piernas elevadas durante 3 a 5 días. El calor húmedo y ciertos medicamentos pueden aliviar la hinchazón y el dolor.

Las personas que han presentado un coágulo en los pulmones o las que no pueden tomar anticoagulantes pueden requerir un cateterismo para introducir un filtro en un vaso sanguíneo a fin de impedir la llegada de coágulos a los pulmones.

 

Cómo evitar la trombosis venosa profunda (TVP)

Las personas que viajan y pasan mucho tiempo sentadas en un avión o un auto corren más riesgo de sufrir trombosis venosa profunda (TVP).

Las personas que sufren TVP tienen un coágulo de sangre en una vena profunda de la pierna. Por lo general, el coágulo se debe a que la sangre circula más lentamente en las piernas y los pies, de modo que pasar mucho tiempo sentado puede elevar el riesgo de la TVP.

La manera más sencilla de prevenir la TVP es mantenerse en movimiento. Si va a emprender un viaje largo en auto, pare cada 2 o 3 horas para caminar un rato o trate de flexionar los tobillos y los músculos de la pierna y la cadera cuando esté sentado.

La deshidratación puede aumentar la viscosidad de la sangre y elevar el riesgo de que se formen coágulos. Tome mucha agua cuando esté de viaje. La cafeína y el alcohol causan deshidratación;prefiera el agua o los jugos. Durante una escala o cuando llegue a su destino camine a paso rápido para restablecer la circulación de las piernas.

Si sigue estos consejos sencillos, puede reducir el riesgo de sufrir TVP.