Información cardiovascular índice
   Enfermedad arterial coronaria

Las arterias coronariasLa enfermedad arterial coronaria (EAC) afecta a más de 16 millones de estadounidenses, siendo por tanto el tipo más común de enfermedad cardiovascular. La EAC y sus complicaciones, tales como la arritmia, la angina de pecho y el ataque cardíaco, son las principales causas de muerte en los Estados Unidos. La causa más frecuente de EAC es una enfermedad denominada «aterosclerosis» que se produce cuando se forma una sustancia cérea dentro de las arterias que riegan el corazón. Esta sustancia, denominada «placa», está compuesta de colesterol, compuestos grasos, calcio y una sustancia coagulante denominada «fibrina». Se han identificado dos tipos de placa: placa dura y placa blanda.

La mayoría de la gente ha oído hablar de la placa dura y sabe que puede ocasionar un ataque cardíaco. Si se acumula placa dura en las arterias que riegan el corazón, el flujo sanguíneo disminuye o se interrumpe. Esto disminuye la cantidad de oxígeno que llega al corazón, lo cual puede ocasionar un ataque cardíaco.

Pero se ha determinado que, aunque algunos ataques cardíacos son ocasionados por la placa dura, la mayoría de ellos son provocados por la placa blanda o placa vulnerable. La placa vulnerable es una sección inflamada de una arteria que puede romperse. Esto puede dar lugar a la formación de un coágulo sanguíneo que puede ocasionar un ataque cardíaco.

Más información en este sitio Web:  Placa vulnerable

La enfermedad arterial coronaria (EAC)¿Cuál es la causa de la aterosclerosis?

Los científicos creen que la enfermedad se origina cuando se daña la capa que reviste el interior de la arteria (el endotelio). Se cree que la presión arterial alta, los niveles elevados de colesterol y triglicéridos en la sangre, y el tabaquismo son los factores que contribuyen a la formación de placa.

¿Cuáles son los síntomas?

Una persona puede sufrir de aterosclerosis durante muchos años sin presentar síntomas. Este lento proceso de la enfermedad puede comenzar en la niñez. En algunas personas, la enfermedad puede causar síntomas entre los 30 y 40 años de edad, mientras que otras no presentan síntomas hasta después de los 50 o 60 años. Pero a medida que aumenta el grado de obstrucción, el flujo más reducido de sangre al corazón puede comenzar a causar lo que se denomina angina de pecho, término que viene del latín y significa «estrangulamiento en el pecho». Los pacientes que sufren de angina a menudo dicen sentir una sensación de asfixia, o presión o ardor en el pecho. El dolor generalmente se produce cuando el corazón necesita un mayor aporte de sangre, como durante el ejercicio físico o en momentos de estrés emocional.

La angina suele comenzar en el centro del pecho pero puede extenderse al brazo, al cuello o a la mandíbula. Algunas personas dicen sentir un entumecimiento o una pérdida de sensación en los brazos, los hombros o las muñecas. Un episodio generalmente dura sólo unos minutos y desaparece con el reposo.

Algunos pacientes con EAC pueden no sufrir de angina de pecho. A veces el aporte deficiente de oxígeno al corazón (lo que se denomina isquemia) no ocasiona dolor alguno. Esto se denomina isquemia silenciosa.

¿Cómo se diagnostica la EAC?

El médico averigua los antecedentes médicos del paciente, le pide que describa sus síntomas, le ausculta el corazón con un estetoscopio y realiza ciertos estudios que a menudo incluyen una radiografía de tórax. La siguiente es una lista de otros estudios que el médico podría indicar:

  • Un electrocardiograma (ECG) de referencia que registra la actividad eléctrica del corazón en reposo y un ECG mientras se realiza ejercicio físico, también denominado «prueba de esfuerzo», que indica cómo responde el corazón al ejercicio cada vez más intenso. La finalidad de ambos estudios es detectar si el corazón no funciona adecuadamente, posiblemente debido a una falta de oxígeno.
     
  • Una prueba de esfuerzo con talio, un estudio de cardiología nuclear que consiste en inyectar una sustancia radiactiva en la corriente sanguínea para ver cómo fluye la sangre por las arterias. Los médicos pueden determinar si hay músculo cardíaco dañado o muerto, o si alguna arteria presenta un estrechamiento significativo. Las personas que no pueden someterse a una prueba de esfuerzo pueden recibir medicamentos que hacen que el corazón lata como si estuvieran haciendo ejercicio.
     
  • Una ecocardiografía, un estudio que emplea ondas sonoras para producir una imagen del corazón que permite ver cómo funciona.
     
  • Una angiografía coronaria, un estudio que se realiza en un laboratorio de cateterización cardíaca. Primero se administra un calmante para relajar al paciente. Luego se inyecta un colorante en la corriente sanguínea para producir una radiografía «animada» de la actividad del corazón y el flujo de sangre a través de las válvulas y arterias (lo que se denomina «angiograma»). El angiograma muestra cuántas obstrucciones hay y cuán graves son. Los médicos a menudo realizan este estudio para determinar cuál sería el tratamiento más eficaz.
     
  • Una tomografía por emisión de positrones (TEP), una técnica que utiliza información sobre la energía de ciertos elementos del organismo para determinar si ciertas partes del músculo cardíaco están vivas y activas. La TEP también permite determinar si el corazón recibe suficiente sangre como para mantener sano el músculo.

¿Cómo se trata la EAC?

Medicamentos

Varios medicamentos contribuyen a aliviar el dolor de la angina de pecho ocasionada por la EAC. Las personas que sufren de angina grave a menudo reciben varios medicamentos diferentes. También pueden administrarse antiplaquetarios como la aspirina a pacientes que sufren de angina, ya que estos medicamentos disminuyen las probabilidades de que se formen coágulos sanguíneos en los lugares que presentan obstrucciones.

  • Un medicamento denominado nitroglicerina puede ensanchar o dilatar las arterias y mejorar así el flujo de sangre hacia el corazón. La nitroglicerina puede administrarse por medio de un parche transdérmico o en forma de comprimido, pomada o aerosol.
     
  • Los betabloqueantes «bloquean» los mensajes químicos u hormonales enviados al corazón. En situaciones de estrés físico o emocional, el organismo envía señales al corazón para que éste trabaje más. Los betabloqueantes bloquean el efecto que estas señales tienen sobre el corazón, reduciendo así la demanda de oxígeno por parte del corazón.
     
  • Los bloqueantes cálcicos ayudan a mantener abiertas las arterias y a reducir la presión arterial relajando el músculo liso que rodea a las arterias del cuerpo. Estos medicamentos también reducen la demanda de oxígeno por parte del corazón.

Intervenciones percutáneas y cirugía

Como los medicamentos no pueden despejar las arterias obstruidas, una arteria coronaria significativamente estrechada podría necesitar tratamiento adicional para reducir el riesgo de un ataque cardíaco. Existen dos tratamientos principales: las intervenciones percutáneas (también denominadas «intervenciones transcatéter») y la cirugía de bypass coronario.

Ambos tratamientos han demostrado ser eficaces en pacientes cuidadosamente seleccionados. La elección dependerá de factores tales como el grado de obstrucción, cuántas arterias han sido afectadas, el lugar donde se encuentra la obstrucción y la cantidad de músculo cardíaco que podría verse afectado, y de los factores individuales del paciente, tales como la edad y el estado general de salud.

Intervenciones percutáneas

La Angioplastia con balonLa angioplastia, que abre las arterias estrechadas, es un procedimiento realizado por cardiólogos intervencionistas, utilizando un tubo largo y delgado denominado «catéter» que lleva un pequeño globo (o balón) en la punta, el cual inflan en el lugar de la obstrucción de la arteria para comprimir la placa contra la pared arterial. La angioplastia también se denomina angioplastia coronaria transluminal percutánea (ACTP).

El procedimiento consiste en introducir un alambre delgado (el catéter guía) en una arteria de la pierna, dirigiéndolo a la zona estrechada de la arteria coronaria. El catéter con el globo pasa por encima de este catéter guía y se ubica en el lugar de la obstrucción, donde se infla el globo. Después del tratamiento, se retiran el catéter guía y el catéter con el globo. La estancia en el hospital y el tiempo de restablecimiento con este procedimiento son menores que con un bypass. Pero aproximadamente el 35 % de los pacientes corre el riesgo de sufrir obstrucciones adicionales en la zona tratada (lo que se denomina «reestenosis»). La reestenosis normalmente se produce dentro de los seis meses siguientes a la realización del procedimiento.

La angioplastia con balón se complementa con la colocación de un stent. El stent es una malla metálica de forma tubular que se implanta en la zona de la arteria obstruida por placa. El stent, montado sobre un catéter que tiene un globo en la punta, se introduce por la arteria y se ubica en el lugar de la obstrucción. A continuación, se infla el globo, lo cual hace que el stent se abra. Luego se retira el catéter con el globo desinflado, dejando el stent en su lugar. La incidencia de reestenosis con este procedimiento es normalmente de entre un 15 y un 20 por ciento.

La angioplastia con balón se complementa con la colocación de un stent.Como la reestenosis es un problema que presenta el procedimiento de colocación de stent, los médicos han estado tratando de encontrar maneras de mantener abiertas las arterias en las que se han colocado stents. Algunos stents más modernos están recubiertos de medicamentos que reducen la posibilidad de que la arteria se cierre nuevamente. Estos se denominan «stents recubiertos» o «stents liberadores de fármacos».

La aterectomía puede ser una opción para ciertos pacientes que no pueden someterse a la angioplastia con balón. El procedimiento consiste en usar un catéter con un eje rotatorio con cuchillas, que gira a alta velocidad, para cortar la placa de las paredes arteriales. 

En la ablación láser se utiliza un catéter que tiene un haz de fibra óptica o metal en la punta. El láser utiliza la luz para «quemar» la placa y abrir el vaso lo suficiente para permitir la introducción de un globo que pueda dilatarlo aún más.  

La revascularización transmiocárdica percutánea (RTMP)La revascularización transmiocárdica percutánea (RTMP) es un procedimiento realizado por un cardiólogo en un laboratorio de cateterización cardíaca. Tras la administración de anestesia local, el cardiólogo introduce un catéter en una arteria de la pierna que conduce al corazón. A continuación se introduce por el catéter un láser que se utiliza para abrir pequeños orificios en el músculo cardíaco. Estos orificios se convierten en canales que permiten el paso de la sangre a las zonas del corazón donde existe una deficiencia de oxígeno. Los investigadores creen que el procedimiento puede estimular la formación de nuevos vasos sanguíneos, reduciendo el dolor de la angina de pecho. La RTMP se utiliza actualmente en pacientes que no responden a otros tratamientos, tales como los medicamentos, la angioplastia y la cirugía de bypass coronario.

Cirugía

La cirugía de bypass coronario consiste en derivar el flujo sanguíneo alrededor de uno o más vasos sanguíneos obstruidos. Para hacerlo, el cirujano corta una sección de una vena del muslo (denominada «vena safena») o utiliza una arteria de la parte superior de la pared torácica (denominada «arteria mamaria interna»). A veces puede utilizarse una arteria de otra parte del cuerpo. Este vaso sanguíneo extirpado quirúrgicamente se denomina «injerto». El injerto puede cortarse en secciones, las cuales se utilizan para derivar el flujo sanguíneo alrededor de las arterias coronarias obstruidas. Tras realizar una incisión en el tórax, el cirujano conecta un injerto a puntos que se encuentran por encima y por debajo de la obstrucción a fin de restablecer el flujo sanguíneo.

  • El bypass coronario mínimamente invasivo es una técnica de bypass menos invasiva. La incisión es más pequeña y el procedimiento puede realizarse mientras el corazón late. Esto reduce el riesgo de sufrir complicaciones. El procedimiento puede reducir el tiempo de recuperación del paciente, lo cual a su vez disminuye el costo. Esta operación sólo se realiza en aquellos pacientes cuyas obstrucciones pueden sortearse a través de esta pequeña incisión y cuyo riesgo de sufrir complicaciones es bajo.

La revascularización transmiocárdica con láser (RTML)

  • La revascularización transmiocárdica con láser (RTML) consiste en el uso de un láser para crear pequeños canales en la cavidad inferior izquierda del corazón (el ventrículo izquierdo), a fin de aumentar el flujo de sangre dentro del corazón. Los cirujanos realizan una incisión en el lado izquierdo del tórax. Mientras el corazón late, los cirujanos emplean el láser para crear entre 20 y 40 pequeños canales (de un milímetro de ancho) en el ventrículo izquierdo, a través del músculo cardíaco donde existe una deficiencia de oxígeno. Estos canales constituyen una nueva ruta para llevar sangre al músculo cardíaco, lo cual puede reducir el dolor de la angina de pecho. La RTML se considera generalmente menos invasiva que los procedimientos de corazón abierto. Sólo requiere una pequeña incisión y los pacientes generalmente no necesitan una transfusión de sangre. Y como el procedimiento se realiza mientras el corazón late, no es necesario utilizar una máquina de circulación extracorpórea. Aunque el procedimiento ha sido aprobado por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA), la RTML sólo se utiliza en pacientes que no responden a otros tratamientos, tales como los medicamentos, la angioplastia o la cirugía de bypass coronario.

Más información en este sitio Web:

Información sobre los servicios de atención al paciente del Texas Heart Institute en el St. Luke's Episcopal Hospital

Información en otros sitios Web:

MedlinePlus
www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/coronaryarterydisease.html
Enfermedad de las arterias coronarias
Otros nombres: Arterioesclerosis coronaria


Última modificación: diciembre 2013
Centro de Informaci�n Cardiovascular del Texas Heart Institute
Por medio de este programa de extensi�n comunitaria, el personal del Texas Heart Institute (THI) brinda informaci�n educativa referente a la prevenci�n, el diagn�stico y el tratamiento de enfermedades cardiovasculares. No es la intenci�n de THI brindar asesoramiento m�dico espec�fico sino suministrar informaci�n a los usuarios para que puedan entender mejor su estado de salud y las enfermedades que les hayan sido diagnosticadas. No se brindar� asesoramiento m�dico espec�fico y THI recomienda a los usuarios que consulten a un m�dico cualificado si necesitan un diagn�stico o tienen preguntas.
 
Por favor comun�quese con nuestro Webmaster si tiene preguntas o comentarios. Test
Condiciones de uso y Pol�tica de privacidad
� Copyright 1996-2014 Texas Heart Institute. Todos los derechos reservados.